El pasado 27 de mayo, las clínicas de la Fundació Lluís Alcanyís de la Universitat de València participaron en la XIX edición de Expociencia, una jornada de puertas abiertas en la que se juntaron científicos e investigadores con el fin de acercar sus conocimientos y fomentar la innovación.

El Parc Científic de la Universitat de València acogió alrededor de  5 mil personas, las cuales pudieron disfrutar de las más de setenta actividades organizadas por científicos y emprendedores. Destacaron las actividades de astronomía, nutrición y robótica.

Asimismo, les Clíniques de la Universitat de València: logopedia, nutrición, optometría y odontología de la fundación también tuvieron su lugar, “ha sido una experiencia muy gratificante porque hemos tenido muy buen recibimiento a nivel general tanto de niños como de adultos”, afirma Clara Puig logopeda de la clínica.

Cómo ven los que no ven fue el taller que realizó la Clínica Optomètrica UV, “mediante unas gafas de mucha graduación o con lentes de colores, los niños tienen que pasar una serie de obstáculos y conseguir una gominola camuflada en un cuenco”, explica Lucía, estudiante de óptica y optometría. Además, Lucía destacó la gran aceptación y participación que tuvo la actividad, ya que fue una de las que más afluencia tuvo.

La Clínica de Nutrició, Activitat Física i Fisioteràpia CUNAFF UV presentó un atractivo taller de legumbres y el juego didáctico Nutri-joc compuesto por un tablero y dado enorme en el que los participantes eran las fichas. Violeta Vila, nutricionista de la clínica, destacó que muchos de los niños que participaron en el taller de las legumbres sintieron curiosidad por aprender más y se llevaron a casa algunas para probarlas.

Odontología también tuvo su espacio, y realizaron desde exploraciones hasta talleres de dibujo. “La actividad que más ha llamado la atención han sido las exploraciones. Además, ha sido curioso porque habitualmente no es fácil explorarles la boca a los niños. Pero hoy, como se ha planteado como un juego y al aire libre, ha sido muy diferente”, explicaba Cristina Ferranda, alumna del Master de Odontopediatria.

Po último, la actividad que más destacó fue la realizada a través del electromiógrafo de superficie –aparato que mide la actividad eléctrica muscular, sobre todo a nivel facial-, propuesta por la clínica de logopedia.

“Es una gran ventana para que toda la gente que pase por aquí conozca nuestra profesión que y que sepa todo lo que podemos trabajar y los instrumentos que empleamos”, apuntó una de las organizadoras de la Fundació Lluís Alcanyís.