El próximo día 13 de Junio se conmemora el Día Europeo de la prevención Contra el Cáncer de Piel, con este motivo desde CUNAFF la Fundació Lluís Alcanyís queremos recordar que este tipo de cáncer se puede evitar siguiendo unas pautas y alimentación saludables.

El bronceado es una reacción de defensa generada por nuestro cuerpo, de esta forma el organismo protege las células de la piel, las cuales liberan melanina y protegen de las radiaciones ultravioleta.

Rayos UVA Y UVB

Los rayos UVA poseen poca energía, pero mucha penetración. Estos rayos pueden dañar el colágeno de la piel y dar un aspecto envejecido a largo plazo.

Por el contrario, los rayos UVB son los que afectan a las capas superiores de la piel y por tanto son los que más quemaduras causan.

La fotoprotección es indispensable para la salud de la piel, asimismo existen algunos alimentos que debido a sus propiedades pueden ayudar a proteger la piel:

  • Las fresas: debido a su alto contenido en vitamina C y E, su ingesta ayuda a la prevención de las quemaduras causadas por la exposición solar.
  • Zanahorias: el betacaroteno que contiene esta hortaliza actúa como un buen protector solar. Además, sus propiedades antioxidantes ayudan a neutralizar los efectos negativos en la piel producidos por la radiación ultravioleta.
  • Naranjas: son una fuente excelente de vitamina A y poseen un alto contenido en beta-carotenenos, que activan directamente la producción de melanina, por lo que son previenen las quemaduras solares.

Ya que no existe una protección total, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) recuerda los hábitos saludables para proteger la piel de la exposición solar.

  • Evitar la exposición solar prolongada y en especial entre las 12 y 16 de la tarde.
  • Es importante protegerse los ojos con gafas de sol, así como también el cuerpo con sombrillas, sombreros, gorras, camisetas…
  • Las cremas con un nivel de protección alto son las únicas que resguardan de los rayos más peligrosos. Aplícalas después de cada baño o cada 2 horas.
  • Beber mucha agua, mantendrá la piel hidratada y ayudará a protegerla frente a los rayos solares.