Ayer fue el día de la Psicología. Un día significativo para una disciplina y profesión siempre necesaria, y más aún en estos tiempos. Según el Col·legi Oficial de Psicología Comunitat Valenciana “La actual pandemia ha evidenciado la importancia de la Psicología. Hace unos años, la Organización Mundial de la Salud, pronosticaba que la depresión sería en 2030 la principal causa de discapacidad el mundo occidental teniendo “efectos superiores a los de afecciones como la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares juntas”.

Una hipótesis que se puede estar cumpliendo antes de lo previsto ya que la pandemia ha supuesto una amenaza real para la salud física y mental de la población mundial. Esta crisis sanitaria tiene ramificaciones que afectan al ámbito social, económico, personal y laboral. El miedo al virus, los procesos de duelo no resueltos, las restricciones, las pautas cambiantes, la incertidumbre, etc. son el caldo de cultivo perfecto para que, tal y como constata el informe elaborado por el Consejo General de la Psicología de España y Sonae Sierra sobre el derivado de la COVID-19 en la segunda ola, haya un aumento de la problemática psicológica “el 40% de los encuestados presenta síntomas graves o moderados de depresión, un 30% ansiedad y un 41% duerme menos que antes”.”

Por ello, finaliza su comunicado con las siguientes palabras, a las que se suma la Clínica de Psicologia de la UV (Fundació Lluís Alcanyís): “Las personas ejercemos esta disciplina, somos conscientes de la variedad de saberes que alberga multitud de aplicaciones prácticas de la Psicología. Nuestra disciplina cuenta con áreas muy diferentes entre sí que comparten un objetivo: procurar el bienestar del ser humano.”

(en este enlace la versión en castellano del comunicado)